miércoles, 21 de diciembre de 2016

Desde Santurce a Bilbao...

¿Quien no conoce esa famosa canción popular? Durante toda mi niñez la he escuchado una y otra vez, preguntándome si en verdad hubo una vez una muchacha tan descarada que iba vendiendo pescado por la orilla de la playa luciendo la pantorrilla, jeje, sobre todo conociendo a mis convecinos, que le dan bastante a la lengua en la actualidad y es una cosa que no creo que fuera muy diferente años ha.
Pues sí, he nacido en Santurce, o Santurtzi, como se escribe en euskera, y hace unos años quise echar un poco la vista atrás y descubrir curiosidades sobre el lugar de mi natalicio. Parece ser que mi municipio debe su nombre a la Iglesia de San Jorge, un monasterio que se dice fundado por unos monjes ingleses que huían de su país por causas religiosas, y se afincaron aquí dedicando el lugar a ese santo varón; se tienen los primeros testimonios escritos de su existencia en documentos del siglo X, por lo que no se puede negar que el sitio donde nací y vivo tienen bastante historia que contar.
Volviendo a la famosa cancioncilla del lugar, aunque como ya he dicho que dudo que esa moza fuera tan descaradamente vendiendo pescado, sí que es cierto que nuestra vida siempre ha estado unida al mar, como demuestra nuestro puerto, un lugar no sólo para comprar y vender y que representa uno de los motores económicos del lugar, sino también muy importante para nuestra vida social (hay que ver cuántas historias podrían contar esas viejas tablas, o bloques de hormigón, de parejas y amantes que han visto hechos realidad sus sueños románticos entre las olas de esa playa).


Y bueno, estamos en el norte de España, cosa que he dado por hecho que ya sabréis, así que no puedo negar que somos representantes del típico vasco que todo el mundo tiene en mente, aunque lo mejor será que vengáis a conocernos de primera mano. Si no podéis, igualmente seguid pasando por aquí de vez en cuando, y podréis seguir mis aventuras y mis pensamientos, con lo que quizá conozcas a mi pueblo un poco mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario